Cosas que necesita saber como nueva enfermera

Posted in Educación
at 2020.02.07
With 0 Comments

Así que lo has conseguido. Quieres ser enfermera y ahora estás preparada para empezar tu trabajo de enfermería. Aquí hay 14 consejos de enfermeras reales, cosas que desearían haber sabido cuando estaban empezando, que pueden ayudar a ponerte en una curva de aprendizaje más pronunciada como nueva enfermera.

Tu horario es diferente en el papel y en la vida real

Tu horario puede parecer totalmente factible, una serie de turnos manejables (la mayoría de los hospitales dirían que son 3 turnos de 12 horas cada uno). Pero si se tienen en cuenta las tareas de cambio, el intercambio de información importante sobre los pacientes antes y después de cada día de trabajo, y los desplazamientos… Esos días son fácilmente 15 horas. ¿Y esos cuatro días libres a la semana? Olvídelo. Prepárate para las llamadas telefónicas de las 5 de la mañana rogándote que hagas de pinche cuando te falte personal. Mejor prepárate para trabajar más horas de las que tu horario sugiere sobre el papel.

Tus funciones se extienden a lo largo y ancho

Resulta que la definición de “enfermería” es mucho más que los cuidados médicos para los que te has formado. Prepárate para desempeñar también las tareas de camarera, ama de llaves, defensora, cruzada, informático, mediadora, electricista, corredora de recados y consejera. Cuanto más te des cuenta de la cantidad de cosas externas que van a influir en tu capacidad para realizar tu trabajo real, mejor enfermera serás.

Tu memoria debe estar a punto

Si no tienes una memoria excepcional, será mejor que te inventes un sistema mnemotécnico para guardar mejor las cosas en tu cabeza, o que al menos seas extremadamente organizado y sepas dónde has anotado los detalles que realmente no puedes olvidar. Se espera que conozcas sin dudar los detalles de tu paciente, el perfil de su enfermedad, la tecnología que tendrás que manejar, las interacciones de la medicación, etc. A menudo como una cuestión de vida o muerte.

Tus errores serán abundantes

Sería ingenuo pensar que no los cometerás. Los cometerás. Todo el mundo los comete. El primero te sentará fatal y probablemente llorarás, pero es muy poco probable que vuelvas a cometerlo. Haz lo posible por aprender de tus errores. Te convertirán en una enfermera mucho mejor. Y ten mucho cuidado con los medicamentos: ¡son lo más fácil de estropear!

Aprenderás a manejar lo más difícil

La escuela de enfermería, por mucho que creas que lo ha hecho, no puede prepararte para presenciar tu primera, segunda o doscientas muertes. Verás cientos y no serán más fáciles. Cada una será diferente y trágica a su manera.

Desarrollarás un sentido del humor enfermizo

Si aún no lo tienes, pronto lo tendrás. Tanto tú como tus compañeros de trabajo os encontraréis haciendo bromas que ni siquiera te habías dado cuenta de que eran dignas de broma antes de convertirte en enfermera. Sigue la corriente. Así es como nos mantenemos cuerdos unos a otros.

Estarás pegado al teléfono

Tratarás mucho con los pacientes. Se espera que tengas gracia bajo el fuego. Pero también pasarás una cantidad ingente de tiempo, tedioso, al teléfono. Otros departamentos, médicos, farmacias, compañías de seguros, empresas de suministros, etc. Entrénate para tener una excelente conducta telefónica y llegarás lejos.

Tu cuerpo recibirá una paliza

Te dolerá. Después de casi todos los turnos. Y a medida que te vayas haciendo mayor y más experimentado en tu carrera, sólo te dolerá más. Estás de pie, caminando, levantando pacientes y equipos. Eso pasa factura. Cuídate mucho. Estira. Aprende a optimizar la mecánica de tu cuerpo: estar de pie, sentarse, agacharse, levantar. Usa medias de compresión y un buen calzado de apoyo.

Tus amigos y familiares se convierten en pacientes adicionales

Nunca vas a estar fuera de servicio. No mientras tus amigos y familiares tengan teléfonos móviles y cámaras y puedan enviarte sus quejas y preguntas sobre salud. Acostúmbrate a ello. Te costará rechazar a tus seres queridos cuando tú o tus compañeros podáis ser de ayuda.

Tu sueldo no es tan alto como debería

Nunca será suficiente para la cantidad de trabajo que se espera de ti para realizar tus tareas básicas. Pero siempre hay oportunidades de hacer turnos extra y horas extraordinarias. Si puedes hacer el trabajo extra, puedes ganar el dinero extra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *